Luis Macías. Tus ojos son máquinas espectrales